L2 Armageddon Forum

Forum for L2 Armageddon Server
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Historias del clan HelleQuien (parte 3)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Koonak
Usuario
Usuario


Cantidad de envíos : 7
Reputación : 0
Puntos : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2008

MensajeTema: Historias del clan HelleQuien (parte 3)   Mar Jun 03, 2008 12:27 pm

Capítulo 9º

El hechizo se consumió al poco tiempo de ser activado. La velocidad de la elfa se fue desvaneciendo hasta quedar parada. Apenas había corrido más de cuarenta segundos pero la distancia recorrida superaba la milla.

La silvanetsi se paró en seco. Había captado un brote de maldad que le provocó un fuerte dolor en el pecho y la obligó a arrodillarse.
Cerró los ojos con fuerza y acarició la madera de tejo de su arco,sintió su suavidad.
Se tranquilizó y el dolor fue desapareciendo paulatinamente.

Sus hermosos ojos azules se cargaron de ira.
Se llevó la mano izquierda al carcaj,sintió la pluma de ganso de una de sus flechas y la colocó cuidadosamente sobre la cuerda que unía los extremos de su arco.
Habría que cambiar la cuerda pronto, empezaba a perder rigidez y los
proyectiles perdían fuerza con cada disparo.

El foco de maldad estaba a pocos metros pero no pudo determinar de qué (o quién) se trataba ya que no emitía el más mínimo sonido ni reconocía su olor, además, el frondoso bosque no le permitía ver.

Usando el sigilo característico de su raza Sky cambió de posición buscando un ángulo entre los árboles que le revelase su objetivo.
Se quedó paralizada cuando lo descubrió, entre la alameda pudo ver un elfo corrupto arrodillado y sentado sobre sus talones. Tenía los ojos cerrados, probablemente meditando.
Su armadura era gris y parecía de un material ligero,su daga estaba enfrente del elfo envainada en su funda a unos cuarenta centimetros de distancia.

¿Acaso la estaba esperando? Decidió estudiar a su enemigo antes de acercarse. La armadura estaba bien forjada pero como todas tenía juntas,sitios donde la coraza se unía a otra parte mediante correas.
Aunque estas rendijas no medían más de 70 milimetros la elfa concluyó que podría acertar una flecha en la junta del cuello si perdía el control de la situación.

Se acercó al elfo con el arco por delante y la flecha en la cuerda lista para ser tensada y proyectada.

-No has sido invitado a este bosque, márchate antes de que decida acabar con tu vida.

Los ojos del elfo se abrieron de golpe y la elfa comprendió de dónde provenía parte de la maldad que captaba; la córnea, a diferencia del resto de seres vivos, era de un color carmín claro, y su pupila,alargada y vertical, era color rojo oscuro. Mostraban el odio que había regido su vida desde hace años y la escrutaron de arriba abajo.

-Estoy aquí por ti, Sky.

Si la elfa se sorprendió porque conociese su nombre no lo demostró. Siguió firme frente al elfo manteniéndole la mirada.

-¿Qué te hace pensar que saldrás con vida de este encuentro?-Preguntó la bellisima Silvanetsi

Se dibujó una sonrisa en la comisura de los labios de Sakon.

-La misma razón por la que vendrás conmigo.



Capítulo 10º

Se había batido en duelo al alba por un insulto respecto a su raza en una taberna.
Siempre lo mismo en cada ciudad que visitaba y siempre el mismo resultado. Ahora tendría que irse.

Los amigos y familiares de aquella muchacha querrían venganza. Probablemente le mandarían sicarios sin descanso cada noche hasta que uno de ellos acabase con su vida.

Shaldín paso la palma de la mano por su albino y liso cabello. ¿Acaso tenía el culpa de haber nacido corrupto?.
Sus padres habían sembrado el mal e incrementado el odio que el resto de razas profesaba hacia los elfos oscuros pero el siempre había actuado acorde a su conciencia.

¿Qué era el mal?Es más, ¿Quién establece lo que está bien y lo que está mal? Se miró las manos: Eran pálidas, un color entre azul y gris, delgadas y finas, las uñas largas y afiladas.

-Cinco dedos- Dijo en voz baja-Igual que ellos.

Recordó los acontecimientos de hace una par de horas...

Cuando había entrado en la taberna aquella mañana todos le habían mirado mal. Pero eso no le ofendía, estaba acostumbrado al rechazo popular. Se sentó en una mesa alejada del gentío y pidió en el lenguaje común algo de beber.
La mujer del posadero le llevo una jarra de cerveza aguada y le cobró por adelantado (También estaba a acostumbrado a aquella falta de confianza).

Un chico de no más de 15 estaciones se acercó hasta su mesa y golpeó su jarra cuando estaba llevándosela a los labios derramándola por completo y proyectando el cuenco por el suelo.
El elfo oscuro se levantó dispuesto a golpear a aquel insolente crío cuando una chica joven se apresuró a agarrar por el brazo al muchacho y tirar de él ¿Eran parientes?
Esa era la impresión que le dio a Shaldín.
El elfo corrupto se sentó de nuevo mientras la mujercita se llevaba al humano de vuelta a su mesa, ella era poco mayor que él, quizás 17 estaciones.
Pidió otra cerveza y la mujer del posadero le llevó una nueva bebida.

La bebió con tranquilidad, y a los pocos minutos, cuando terminó, se dispuso a salir del local.
Pasó por al lado de la mesa de los jóvenes y al hacerlo, el muchacho le escupió. Al instante la muchacha abofeteó al cachorro en la cara. No obstante, Shaldín no dejaría pasar una segunda insolencia.

Sacó su guante, (era de piel de ciervo con la parte del dorso de la mano cubierta hasta los nudillos por unas pequeñas argollas de plata, conocidas como malla) y abofeteó al humano con fuerza en el rostro partiéndole el labio inferior,le tendió el guante para que el humano lo aceptase y constase como oficial el desafío.

El muchacho se quedó paralizado, no esperaba esa reacción del elfo, creía que los hombres de la taberna lo apoyarían pero estaban contemplando la escena atónitos; nadie pondría en juego su vida por salvar la suya.
Sino lo aceptaba sería deshonrado y,probablemente, asesinado más tarde.

Tendió la mano tembloroso, aterrado, pues nunca se había batido en duelo. Cuando estaba a pocos centimetros de tocarlo unos finos dedos se adelantaron y cojieron el guante.

Un clamor recorrió la taberna. La muchacha había cojido el mitón que el elfo había tendido al chico. Ahora el duelo era oficial y sin posibilidad de vuelta atrás.

<<Maldición...>>
¿Cómo podía matar a una mujer? Su karma tardaría siglos en disiparse,si es que se disipaba... Además, ella era inocente, no tenía culpa de nada de lo que había pasado.

Los ojos de la humana estaban vidriosos, a punto de echarse a llorar. Puso el guantelete en la mesa y salió con pesadumbre de la taberna seguido por el humano, con la cabeza gacha.

Aún era de noche, pero faltaban pocos minutos para que amaneciese. El elfo estaba en la habitación de la posada dónde se alojaba limpiando el filo de su espada con un paño impregnado en aceite, así la hoja saldría de su funda con mayor facilidad y repelería parte de la sangre que fuese derramando en sus cortes. No quería que se oxidase y mucho menos, dañarla.
Era un arma magnífica, había sido de su padre, y, sino recordaba mal, había pertenecido a su abuelo previamente. Calculó la edad del objeto: ¿400 años?

Maldijo a los dioses por el duelo que se avecinaba, era una estupidez, esa mañana iba a morir alguien sin necesidad, alguien inocente. Los humanos eran tan irracionales...
No podía escapar del pueblo y así salvar la vida de su contrincante ya que cerraban las puertas del mismo hasta que los duelos en curso terminasen.

Abandonó la habitación, bajó las escaleras y salió de la taberna dirección a la plaza, lugar donde se resolvían las disputas. Una muchedumbre ,más de 80 pobladores, rodeaba la plaza preparado para observar el combate y el fatal desenlace.
Se había equipado la armadura completa menos el yelmo. Era pesada, lo que le impedía correr, pero desviaba la mayoría de estocadas que le propinaban sus adversarios. El escudo,con forma triangular, le cubría desde el muslo hasta el cuello.

Se abrió paso entre la gente y entró en el círculo. Se quedó paralizado al ver a la muchacha; no llevaba armadura, sólo un camisón de tela que se ajustaba a su cuerpo insinuante marcando sus caderas y pechos. El arma era una tosca espada que estaría, casi con total certeza, mal afilada.
Los ojos de la joven estaban rojos, debía haber llorado durante la noche.

Shaldín se estremeció... empezaba a sentir el peso del Karma.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Historias del clan HelleQuien (parte 3)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Avatar en los mensajes en la parte Izquierda
» logo para clan mod
» por que en el portal me sale aveces algun mensaje que mande en otra parte del Foro?
» como puedo redondear los picos de la parte donde se situan la barra de navegacion y los picos del chatbox y el cuadrado exterior??
» imagen en cualquier parte del foro con redireccion

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
L2 Armageddon Forum :: Soporte en español :: Offtopic-
Cambiar a: